Grandes artistas: Fiona Apple

El piano nos lleva a lugares diferentes, a melodías profundas y canciones de ensueño. Pero también nos brinda una amplia variedad de voces atadas a las teclas. En esta oportunidad, vamos a hablar de una de esas voces (y esas manos que tan bien se entienden con las teclas). Es el turno de Fiona Apple.

Fiona Apple: aspectos biográficos

Fiona nació el 13 de septiembre de 1977 en New york. Es una compositora, cantante y pianista estadounidense. Hija de una cantante, Diane Mcaffe y un actor, Brandon Maggar. Tuvo una infancia bastante complicada, con una serie de trastornos y eventos desafortunados que la llevaron a muchos tratamientos psicológicos. Algunos de estos  pasajes de su vida se pueden ver reflejados en sus canciones.

El interés por la música llega a su vida a los 8 años de edad, utilizando el piano que había en su casa. Por desgracia, otro hecho desgarrador sacudió su joven vida y a los 12 años fue víctima de una violación a la salida de la escuela a la que asistía. Hecho que luego supo plasmar en canciones como “Sullen girl” y “The child is gone de su primer álbum.

A la edad de 16 años, se mudó a Los Angeles, a la casa de su padre (quien ya se había divorciado de su madre) y comenzó a trabajar en su música. Allí, grabó un cassette con algunas canciones. Su entorno musical fue muy importante para poder salir de alguna manera de sus calvarios y, en el año 1994, una de sus demos llegó a las manos de un ejecutivo de la compañía Sony Music, captando su atención rápidamente y así comenzó su carrera. Con tan solo 18 años, grabó su primer disco.

Fiona Apple: su música

Fiona Apple posee una voz única y atractiva, junto con letras sinceras y melodías plagadas de arreglos que giran en torno al piano con bases en el jazz. De esa sinceridad, a veces desgarradora, pero con una belleza única nace su música. Esta última se puede visualizar incluso en su álbum debut “Tidal” de 1996, donde tan solo era una adolescente. En esta obra, nos regala un primer sencillo fulminante como “Criminal”. En efecto, Fiona no tardó en cosechar grandes éxitos tanto por esa sinceridad a la que nos referíamos antes, como por su habilidad en el piano. A su vez, el álbum y sus singles fueron premiados y el vídeo de “Criminal” ganó el Grammy al mejor vídeo. Por otro lado, Fiona obtuvo el premio a la artista revelación que en aquel entonces celebraba la cadena televisiva MTV. Además, su primer disco vendió alrededor de tres millones de copias, dándole a la cantante una repercusión muy importante.

Luego, se tomó un descanso y, en 1999, salió su nuevo álbum intitulado “When the pawn…”. Aunque el disco tiene un nombre mucho más largo, se lo conoce de esa manera. Este disco demostró una madurez y solidez en Fionna y recibió críticas más que positivas de distintos medios, aunque solo vendió un millón de copias.

Posteriormente, llegó un periodo de silencio  hasta que en el 2002 comenzó a trabajar en un nuevo álbum “Extraordinary machine”. No obstante, por varios problemas y malas actitudes de la discográfica, el disco salió a la venta en el 2005, y llegó a ser disco de oro.

Y finalmente, en 2012, saldría “The Idler Wheel”, que es hasta ahora su último álbum de estudio y con el cual fue nominada para los premios Grammy, otra vez.

Si este artículo sobre Fiona Apple ha sido de tu agrado, puedes seguir leyendo todo el contenido sobre piano y sobre otros pianistas reconocidos que Master Piano tiene pensado para ti:

Grandes pianistas: Mitsuko Uchida

Grandes pianistas: Billy Joel 

Piano jazz: ¿en qué consiste?

El piano nos sumerge en un mundo musical lleno de diferentes estilos, técnicas, melodías e intérpretes. Justamente, hablando de técnicas, en este artículo te acercaremos un poco más al mundo del piano jazz.

Piano jazz: características principales

El piano jazz es un grupo de técnicas usadas por los pianistas que interpretan jazz. Puede decirse que el piano es uno de los elementos fundamentales en el jazz y que viene acompañando a ese género musical desde sus inicios, tanto como instrumento interpretado en solitario o como parte de un grupo.

Debido a que el piano es capaz de lograr la combinación entre la armonía y las melodías, este instrumento se consolida como uno de los más importantes para el jazz.

Piano jazz: historia

Se requirieron alrededor de 100 años para que se lograra establecer un gran cambio en la música clásica. Algo que no sucedió solo con el piano jazz, ya que enseguida logró ramificarse en diversos estilos en solo unos pocos años.

Pero ¿cómo podemos diferenciar la música clásica de la música del piano jazz?  Bien, la música jazz tiene elementos de ritmo oscilantes, se utiliza mucho la improvisación y algunas notas del blues. Esto comenzó a gestarse con el origen del ragtime. El ragtime comenzó a fines del siglo XIX y se caracterizaba por un estilo sincopado, fácil de bailar. Por ello, puede considerarse como la base del piano jazz.

Dentro de este contexto, se puede mencionar la importancia de Scott Joplin, quien compuso “Maple Leaf Rag, una hermosa pieza que aún no llegaba a ser jazz, ya que no tenía algunos elementos esenciales como la improvisación, pero se aproximaba mucho a este género musical.

Luego, llegaría “Jelly Roll” Morton, un brillante pianista estadounidense que mezcló estilos de blues y ragtime, una fusión que tal vez representó los orígenes de la música jazz. Gracias a su contribución, el jazz liberó al ragtime de sus limitaciones, aunque aún seguía sin demostrar improvisación alguna. El primer pianista de jazz en incluir la improvisación fue Earl Hines, también estadounidense, quien encontró ese balance que el piano jazz necesitaba.

Posteriormente, la historia siguió y el piano jazz prosiguió con su evolución a través de pianistas como: Thomas “Fats” Waller, James P. Johnson, Art Tatum, Teddy Wilson, Mary Lou Williams, Thelonious Monk, Bud Powell, Bill Evans, Herbie Hancock o Keith Jarrett. Todos estos nombres y muchos más formaron parte de todo un proceso evolutivo de este estilo. En efecto, se generaron diversas técnicas para tocar y utilizar el piano y así, se compusieron grandes piezas, las cuales también podrían dejar lugar a la experimentación y la improvisación, factores fundamentales en el piano jazz.

Por último, vale destacar que la fuerza del piano jazz reside en la creatividad de su intérprete, ya que a pesar de tocar una pieza clásica de jazz a la perfección, si no incluye elementos inherentes al proceso creativo, cambiando los tiempos o el tono, no logrará darle ese matiz que se necesita para llegar a la fuerza que el piano jazz propone.
Si este artículo ha sido de tu agrado, puedes seguir leyendo todo el contenido sobre piano que Master Piano tiene pensado para ti. Te recomendamos los siguientes artículos:

 ¿Qué es el Piano Rock?

El piano en el cine: una aproximación conceptual